Grave amenaza a la salud pública en Argentina

Fundación GEP lanzó nacionalmente campaña para que multinacionales farmacéuticas desistan de su demanda al Estado y advirtió que peligra el acceso a medicamentos por dramático aumento de precios si el juicio prospera

Buenos Aires, 11 de julio – La Fundación GEP lanzó nacionalmente la campaña “Multinacionales farmacéuticas ¡Abandonen el caso!” acompañada por el seminario “El medicamento como bien social: la defensa de la Soberanía Sanitaria en el Bicentenario de la Independencia”, organizado en conjunto con la Fundación Soberanía Sanitaria. El objetivo de la campaña es juntar firmas para exigir el cese del juicio que empresas multinacionales están llevando a cabo contra el Estado Argentino por la adopción de medidas que favorecen la salud pública. Formaron parte de la presentación el ex Ministro de Salud  de Argentina Dr. Daniel Gollán, la diputada y presidenta de la Comisión de Salud de esa cámara Carolina Gaillard, el reconocido periodista Raúl Dellatorre y otros expertos en derecho a la salud, propiedad intelectual y acceso a medicamentos.

La demanda iniciada por la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME) junto a 26 compañías farmacéuticas extranjeras pide la nulidad de las nuevas guías para el examen de solicitudes de patentes farmacéuticas. Estas guías resguardan la adecuada administración del sistema de patentes y aseguran la sustentabilidad económica de los Programas Nacionales de Provisión Gratuita de Medicamentos en Argentina, tanto públicos como de seguridad social y de medicina pre-paga. La importancia de las guías está dada por el hecho de que sus estándares y criterios estrictos para la examinación de patentes en el sector farmacéutico han impedido exitosamente a varias patentes ilegítimas e inmerecidas, asegurando la existencia de genéricos en el mercado y reduciendo precios de medicinas que salvan vidas.

El abuso del sistema de patentes es una práctica muy utilizada por las compañías que buscan generar y extender monopolios indebidos sobre medicamentos esenciales, elevando los precios y afectando las partidas presupuestarias necesarias para garantizar el acceso gratuito a los medicamentos para la población. En casos como el de sofosbuvir, medicamento que representa la cura para la hepatitis C cuya petición de patente todavía está pendiente de resolución, los precios monopólicos resultantes de estos abusos podrían llegar a representar el 115.000% del total del presupuesto disponible en el programa encargado de suministrar el medicamento en cuestión. Como contraparte, cuando el Estado ha adquirido partidas de versiones genéricas, se han dado considerables niveles de ahorro para los programas nacionales, favoreciendo la disponibilidad y el acceso. Ejemplos destacados son las compras de Atripla, medicamento clave para el tratamiento del VIH, a un costo 19 veces menor al de mercado, y del propio sofosbuvir a cuatro veces más barato del precio de venta ofrecido por la empresa que está solicitando la patente en Argentina.

Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de GEP, junto a Andrés López (CELS), Dr. Daniel Gollán (ex Ministro de Salud de Argentina) y José María Di Bello (Secretario General de GEP)

“Estamos aquí porque la demanda de CAEME contra el Estado es escandalosa: si prospera, peligra la sustentabilidad económica de los programas de provisión gratuita de medicamentos, tanto públicos como de seguridad social y las pre-pagas, y nuestro derecho a definir nuestras propias políticas en materia de Salud”, declaró Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de GEP, quien añadió: “Con cada patente farmacéutica le damos un monopolio a una compañía. Debemos defender las guías para que no haya abusos y para que prime la Salud Pública”.

Una investigación llevada a cabo por los técnicos de GEP arrojó resultados que hablan por sí solos de la efectividad de estas guías: sobre 75 solicitudes de patentes farmacéuticas para medicamentos con alto impacto solicitados antes de la aplicación de las nuevas guías, el 51% de las mismas no obtuvieron patentes. Desde entonces, el 96% de las solicitudes resueltas fueron denegadas. Esto ocurre porque prácticas abusivas como el evergreening y otros recursos ilegítimos son impedidos por las guías: por ello la examinación rigurosa de patentes en el sector farmacéutico es vital para proteger a las personas y los sistemas de salud de los monopolios sobre drogas esenciales.

La Fundación GEP se ha presentado como tercero interesado en el juicio de CAEME contra el Estado Argentino. El lanzamiento de la campaña en conferencia de prensa contó con la proyección de testimonios de personas afectadas en su acceso al tratamiento, una muestra de fotos alusiva y la presentación de su página de recolección de firmas en el sitio Change.org para exigir el abandono del caso por parte de CAEME.

En el cierre del evento y entre aplausos de los asistentes, José María Di Bello cerró la presentación recordando que la organización activa de la sociedad civil junto a la academia, el sector sanitario y los tomadores de decisiones de política pública “es el único camino para seguir defendiendo a los medicamentos como lo que son: un bien social que garantiza el derecho a la salud, y no una mercancía”.

José María Di Bello (GEP), Pablo García (RedAR Positiva), Nicolás Kreplak (Soberanía Sanitaria), Lorena Di Giano (GEP), Raúl Dellatorre (Página 12), Paula Español (ex Subsecretaria de Comercio Exterior) y Alex Freyre (GEP) en el cierre del evento.

Related news: Argentina